Las plataformas elevadoras comprenden una amplia gama de máquinas que usan toda la tecnología disponible para convertirse en la mano derecha de todas las industrias que llevan a cabo trabajos en alturas.

Debido al acelerado uso de las plataformas elevadoras, principalmente en labores relacionadas con mantenimientos y reparaciones, limpieza y pintura de fachadas, montajes de estructuras, instalaciones, entre otras; hace que sea importante ampliar el conocimiento acerca de su clasificación así como sobre sus partes.

En primer lugar las plataformas elevadoras se clasifican en dos grupos principales. El primero hace referencia a las que la proyección vertical del centro de gravedad de la carga está siempre en el interior de las líneas de vuelco (tijeras). El otro, son las que la proyección vertical del centro de gravedad de la carga puede estar en el exterior de las líneas de vuelco (brazos).

Adicionalmente se catalogan de acuerdo a sus posibilidades de traslación, las cuales son de tres tipos, las que solo pueden moverse si la máquina está en posición de transporte, las que teniendo la canasta extendida solo pueden ser ordenada por un mecanismo en el chasis y las que admiten el movimiento en posición elevada y son controladas desde la cesta.

En cuanto a sus componentes, las plataformas elevadoras básicamente se componen de tres partes principales:

Canasta: es la bandeja rodeada por una barandilla en la que se ubica el operador y sus herramientas.

Estructura extensible: es el módulo unido al chasis sobre el que va instalada la canasta. Es el mecanismo que permite alcanzar la altura y el lugar deseado. Puede estar conformado por uno o varios tramos, tijeras, plumas, brazos simples o telescópicos.

Chasis: es la base de la plataforma, que puede ser autopropulsada eléctrica, a combustión o remolcada. Asimismo puede estar sobre el suelo, ruedas u orugas; montada en un remolque o camión; fijada con estabilizadores, ejes exteriores, gatos u otro sistema que asegure su estabilidad.

Las plataformas elevadoras son equipos muy especializados, cuya operación exige pleno conocimiento de sus partes y de cómo operan para explotar todo el potencial que ofrecen en cualquier tarea a más de 1.5 metros del suelo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *