En el artículo anterior se trató a grandes rasgos la seguridad en el trabajo en alturas y en esta ocasión se hará un repaso por las categorías del principal sistema de protección personal que viste un trabajador cuando usa alguna de las máquinas para el trabajo en alturas, el arnés.

La primera de ellas es el arnés industrial de cuerpo completo. Es un aditamento de uso obligatorio que tiene como función evitar la caída libre severa y se destina especialmente para casos en los que la persona debe desplazarse de un lado a otro en alturas. Generalmente está compuesto por correas y cintas de nylon o poliéster que distribuyen, cuando se sufre una caída, las fuerzas de la carga de impacto a través de las piernas, cadera, pecho y hombros para evitar lesiones graves. Además tiene los elementos necesarios para el acople a sistemas de detención de caídas, líneas de sujeción, a un dispositivo amortiguador, de desaceleración o absorción de impactos.

En la operación con máquinas para el trabajo en alturas se encuentran adicionalmente otras familias de arneses que si bien son más simples, cumplen la misma misión del industrial. Básicamente son tres, el arnés de pecho con correa para las piernas, que son para propósitos generales; los de pecho y cintura, utilizados cuando el operador necesita máxima libertad en lugares en los que no hay peligro de caída vertical; y los arneses de suspensión o tipo asiento, que son los aprovechados en sitios donde la persona no dispone de una superficie firme para apoyarse ni de puntos de anclaje o apoyo.

Otro clase de arnés que se maneja en conjunto con los máquinas para el trabajo en alturas son los arneses de descenso/suspensión o tipo paracaídas, de los cuales existen dos clases, boca de inspección y para trabajos de posicionamiento. Uno es ampliamente usado en el rescate de personas y se emplea para locaciones en las que se requiere el descenso o el ascenso controlado por entradas pequeñas. El segundo, dado que permite la conexión a una línea horizontal, se utiliza cuando la labor demanda tener las manos libres.

Como puede verse las distintas categorías de arneses más sus complementos, cubren todas las necesidades de la industria y son fundamentales para asegurar la integridad de los trabajadores. Del uso correcto de éste y de otros sistemas de seguridad depende que cada tarea llegue a feliz término.